viernes, 12 de julio de 2013

Manual del inmigrante

Cuando uno llega a un país extranjero, es increíble la cantidad de cosas que lo dejan completamente fuera de juego por simple y absoluta ignorancia. El que más y el que menos se ha pasado un tiempo haciendo algo de modo incorrecto sin tener ni la menor idea, sencillamente porque nadie se lo advirtió. A veces los autóctonos dan por supuesto que todo el mundo sabe esas cosas pero, por desgracia, a los inmigrantes no nos entregan un manual de instrucciones a la entrada, así que vamos de sorpresa en sorpresa quedándonos a cuadros con nuestros hallazgos. Hoy quisiera citar algunas de esas cosas que se da por hecho que debes saber (de Alemania en mi caso), pero que nadie te dice cuando llegas y que vas descubriendo a base de investigar, de estrellarte o por pura casualidad.


La primera cosa de la que me percaté nada más cruzar la frontera —literalmente— fue que debía cambiar mi filosofía al conducir. Recuerdo mi estupefacción al observar una manada de ñus al volante compitiendo ferozmente por progresar en el carril izquierdo, mientras el derecho permanecía impoluto. La conducción aquí resulta estresante mientras no te adaptas, es casi una competición. Y no por las altas velocidades, sino por la agresividad de los movimientos. Se tarda algún tiempo en entender las reglas no escritas de la carretera...

Siguiendo con el tema automoción, también me asombró el tema del aparcamiento. Me costó asimilar que hubiese "trozos de calle privados", es decir, partes de la vía pública donde solo puede aparcar el dueño de la casa de al lado. Esto, unido a las innumerables restricciones existentes, llega a producir una verdadera psicosis cuando quieres aparcar el coche. Vas con la sensación de que todos los lugares están prohibidos —y así es en la mayoría de los casos.

Una de las cosas que descubrí por casualidad fue la pegatina medioambiental, tras un tiempo saltándome esta regla por desconocimiento —sin consecuencias para mi bolsillo, afortunadamente. Es una pegatina que debe colocarse en el parabrisas del coche y que indica, en una escala de 1 a 4, si contamina más (nivel 1) o menos (nivel 4). Según eso, la pegatina será verde (4), amarilla (3) o roja (2). A los de nivel 1 directamente ya no les dan pegatina son los apestados. La finalidad de esto es que, en determinadas zonas, no se permite la circulación a los vehículos más contaminantes, por lo que solo puedes entrar si llevas la pegatina adecuada.

Otro descubrimiento fue el diferente concepto de vivienda. Yo estaba acostumbrado al típico piso de ciudad en España, en un edificio de varias plantas. Aquí sin embargo es más habitual vivir en zonas residenciales de casas bajas (máximo dos alturas), unifamiliares o con pocos vecinos. Pero lo más sorprendente para mí fue ver que estaban completamente vacías. Y completamente significa justamente eso: cuatro paredes, sin muebles de ningún tipo, sin cocina e incluso sin cuarto de baño. Por no tener, no tienen ni bombillas. Me quedé atónito. Yo pretendía buscar una casa parcialmente amueblada para facilitar un poco mis inicios y, desde luego, tener baño y cocina es lo mínimo que esperaba. Pero resulta que aquí es normal mudarse con todo a cuestas, retrete incluido en algunos casos. En este sentido, el panorama que me encontré fue profundamente desalentador. Además, las mejores viviendas suelen estar en manos de agentes inmobiliarios que te cobran un dineral de comisión por acceder a ellas. Es muy muy complicado conseguir algo decente sin pagar comisiones. Por suerte, después de ver varias pocilgas, acabé encontrando un sitio bastante bueno, ¡con persianas y todo!

La siguiente sorpresa desagradable llegó al poco de instalarme. Una carta me informaba de la tasa que debía pagar por el simple hecho de poseer aparato de radio, televisor, ordenador o similar. Es lo que aquí se conoce como GEZ, un impuesto con el que financiamos los canales públicos del país. Esta fue una de las cosas que más me molestó acatar. De hecho, suscita una gran controversia también entre la población alemana.

Otro de los temas que más estupor me causó fue el de la basura. En España podemos tirarla en cualquier contenedor de la calle, ya que son públicos, y la recogen a diario. Aquí los contenedores son particulares, pertenecen al propietario de la casa, de modo que no puedes tirar tu basura en otro que no sea el tuyo. Aparte, hay unos días estipulados para la recogida de cada tipo de residuo que, según el caso, puede ser cada semana, cada dos semanas... Los contenedores se guardan fuera de la vista y, cuando toca recogida, debes andar listo para sacarlo del escondrijo a su hora o de lo contrario seguirás intimando con tu basura unos días más.

Relacionado con esto también conviene saber que, al comprar bebidas, se paga una fianza por la mayoría de los envases de plástico y vidrio. Este importe lo recuperas solo si devuelves las botellas en unas maquinitas que existen a tal efecto en los supermercados. Yo mandé alguna que otra a la basura mientras no me percaté del asunto... Luego entendí las caras de la gente al verlo...

En fin, existen montones de cosas más que podrían incluirse en ese hipotético manual para inmigrantes, pero os invito a que deis vuestro punto de vista y comentéis algunas, tanto de Alemania como de otros países. Sería interesante recopilar experiencias, a ver si alguien se anima a editar una guía de esas características... :)

25 comentarios:

  1. No estamos de acuerdo en nuestro punto de vista pero buena recopilacion.
    Otro tema importante que puedes considerar es el seguro personal (Haftpflichtversicherung). Sino lo tienes te recomiendo hacerte uno si quieres evitarte problemas no deseados con algun alemanito.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio:

      Totalmente de acuerdo, ese es un punto importante. Lo de protestar y reclamar lo llevan en la sangre :)

      Por cierto, ¿en qué difiere tu punto de vista? ¿Quieres decir que ya sabías estas cosas antes de venir? Si es así, probablemente tienes razón, lo lógico es informarse previamente en profundidad. Debo reconocer que quizá yo no lo hice como debía. Y me temo que demasiada gente está llegando ahora sin tener ni idea de lo que hay aquí en realidad. Por eso es útil que contemos nuestras distintas experiencias (buenas y malas) y orientemos un poco a los nuevos.

      Saludos

      P

      Eliminar
  2. Jajaja, ya te digo que saben protestar,.
    Yo tambien he ido descubriendo las cosas a base de suerte y comentando con la gente por aqui, pero hay cosas que me parecen mejor pensadas que en España, por ejemplo el pago de la television, porque de alguna manera al no depender de los presupuestos son mas independientes, ademas de saber lo que pagamos. El tema del reciclaje me parece un gran invento tambien, la gente aqui por la noche deja los cascos de las cervezas accesibles para que los sin techo y compañia tengan una furlente de ingresos.
    Por cierto que he dado una buena vuelta por tu blog y has recopilado muy buena informacion. Lo he añadido a mi lista de lectura
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te resulte interesante el contenido del blog.

      Quizá existan lecturas positivas como la que comentas, pero personalmente me cabreó bastante lo del GEZ. Fue como: "acabo de llegar y ya me están sableando". Me parece abusivo tener que pagar por el simple hecho de poseer TV/Radio/PC (¡los cuales ya pagué al comprarlos!). Recordemos que no se paga por VER o ESCUCHAR, sino POR TENER el aparato en casa, incluso aunque no lo uses o lo uses para otro fin. Creo que es una medida indiscriminada, que me recuerda al caso de la SGAE en España con el canon digital.

      En cuanto al reciclaje, es verdad que esa fianza incentiva la devolución de los envases. Por desgracia, hay gente que necesita ser "domada" de esa manera. Sin embargo, muchos ya llevamos tiempo reciclando correctamente sin que nos obliguen, por eso me molesta tener ese dinero paralizado en forma de basura.

      En fin, lo que está claro es que la adaptación es la clave. Ya se sabe: "Donde fueres, haz lo que vieres". Uno puede estar o no de acuerdo con los métodos, pero al final hay que amoldarse y punto. Y sin duda, de esas cosas también se aprende. Es verdad que muchas cosas están mejor pensadas aquí (así como en otras ocurre todo lo contrario). Sea como sea, son costumbres y normas que llaman la atención al forastero, por el simple hecho de ser diferentes y desconocidas.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. jajaja, me mola como cuentas la cosas, eres buen escritor.
    Lo del GEZ ya no se paga solo por tener TV o radio, directamente tiene que pagar cada casa. Lo han cambiado este an;o porque mucha gente se escaqueaba de pagar porque alegaban que no tenian ni radio ni tele en casa. Entiendo que lo consideres una medida indiscriminada, pero en casa es aun peor, desde mi punto de vista, porque lo financian con los impuestos de todos y jamas te enteraras de lo que estas pagando por mantener a la tele y radio publicas que ademas son usadas como instrumentos politicos.
    Menudo rollo me he marcado jajaja.
    Por cierto, si quieres puedes dar una vuelta por mi blog. Yo estoy en Colonia, si alguna vez pasas por aqui te invito a una Kolsch y hablamos de estos temas.
    http://espanolmasencolonia.blogspot.de/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, como dices han cambiado la ley en este sentido... lo cual ha servido para trincar a los que se escaqueaban y para triplicar la cuota de los que antes pagaban solo radio. Efectivamente, lo de España con los medios no tiene nombre. No obstante, me cuesta creer que Alemania financie sus canales públicos SOLO mediante nuestra generosa aportación a la GEZ. Dudo que eso baste, así que probablemente también nos cueste un dinerito extra de nuestros no menos generosos impuestos. ¡Por la pasta que le aportamos, deberíamos exigir programas en español, qué cojones! :)

      Prometo pasarme por tu blog. Y por Colonia... quizá, quién sabe. Pero si me coincide date por jodido, porque te reclamaré esa Kolsch. Tengo pruebas escritas de tu oferta... ;)

      Eliminar
  4. Concuerdo con lo comentado. En mi caso la primera vez tuvimos que pagar la comisión de la inmobiliaria (y tenía cocina!).
    Al pasar un año nos mudamos, no pagamos comisión pero tuvimos que comprar una cocina nueva :(
    Saludos desde Kirchheim Teck! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que conseguir un buen piso sin comisión es como que te toque la lotería. Es ciertamente complicado. Y lo de comprar y trasladar el ajuar completo por el mundo adelante me da cien patadas. Considero más práctico empezar en un piso amueblado, y luego si echas raíces ya se verá... Pero eso aquí es prácticamente imposible.

      Saludos

      P

      Eliminar
  5. Yo viví un tiempo en Alemania y entiendo perfectamente esas cosas que comentas, jejeje.
    Lo único que me parece fantástico es lo de la fianza por las botellas, aunque como tú alguna que otra vez acabaron en la basura...es que nuestra mentalidad española aún le cuesta cargarlas hasta el supermercado de vuelta...jejeje.
    Si te sorprendes con lo de la basura ahí tendrías que ver como es aquí en Río de Janeiro donde estoy vivendo ahora...Toda la basura se acumula dentro de cada edificio, y el día de la semana que pasa el camión de la basura, los porteros de los edificios la sueltan en la calle así como si nada...por lo que el día de recogida por la noche las calles se llenan de bolsas de basuras...bien bonitas y perfumadas ;)

    Un saludo !!

    www.franviajando.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran:

      Pues sí, muchas de estas cosas son pura cuestión de mentalidad y hábito. Es que somos animales de costumbres...

      Lo que comentas de Río debe ser un espectáculo... Donde yo vivo se hace eso mismo, pero solo con las bolsas amarillas, que se sacan "a pelo" a la calle. El resto de la basura va al contenedor correspondiente.

      Saludos

      P

      Eliminar
  6. Anónimo24/8/13 0:03

    Me reido con el post, pensando todo el rato "igualito que en Francia"... Me pregunto si, aparte de los del INEM DEUTSCH no te has encontrado con otro tipo de funcionarios... Yo la llevo clara, tanto con ellos, como todo tipo de imbéciles : http://estonoesyugoslavia.com/2013/01/28/la-otra-mejilla-de-la-emigracion-tortas-a-la-francesa/ Un saludo, animo y felicidades por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me he encontrado con unos cuantos funcionarios más: hacienda, tráfico, ayuntamiento, consulado... Pero, en honor a la verdad, de los alemanes aún no me ha tocado ninguno especialmente repelente. De hecho, los más impertinentes son los del consulado español, ¡cómo no!

      Saludos

      P

      Eliminar
  7. Lo del tema de las basuras...se lo tienen que hacer mirar...mucho reciclaje...pero mierda por todos los lados durante 6 días a la semana. Al menos aquí. Eso sí,...mierda superreciclada...No hablemos de algún día de fiesta total en la ciudad (carnaval, por ejemplo). A la manana sihuiente la ciudad amanece y esto parece Saigón...el servicio de limpieza no ha pasado la noche anterior a pasar la escoba un poco. Son guarretes. En algunos casos dan asco. Lo siento, pero la higiene es un capítulo aparte en este país. Como lo era en Inglaterra cuando viví allí (2000). Será el clima?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A decir verdad, donde yo vivo es diferente. Puede que sea porque no es una ciudad grande, pero el nivel de limpieza es alto. Solo se ve la basura cuando toca recogida, y siempre bien ordenada. Claro, yo hablo de lo que veo a mi alrededor, no digo que sea igual en todas partes.

      Por cierto, no es la primera persona que me comenta lo de la suciedad en Inglaterra, algo debe haber de cierto...

      Saludos

      P

      Eliminar
    2. Interesante tu comentario. Reconozco que el orden y la disciplina siempre daran como resultado la eficiencia.

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo, Maria Dolores.

      Eliminar
  8. En cuanto a lo de aparcar, como turista comprendí que con tantas limitaciones vale más irse directamente a un parking de pago, que no son tan caros. Lo de las plazas pintadas en la calle ocupando un trozo de acera me pareció una chapuza de cuidado.Por cierto que en una excursión a Fussen aproveché la entrada en Austria para vaciar el cenicero del coche y tirar la basura que en Alemania no podía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, está claro que muchas veces no queda más opción que el parking de pago. Desde luego, te ahorras tiempo y muchas vueltas. Ahora, los precios son más que prohibitivos la mayoría de las veces, por no decir que son un robo. Si aparcas el día completo el sablazo es serio, a no ser que encuentres un sitio de tarifa plana. En ese caso aún es factible...

      Eliminar
  9. Soy Argentino viviendo en Barcelona y puedo contar similitudes y diferencias, estuve muy poco en Alemania asi que mucho no puedo decir, solo que he viajado a casi 200km/h varias veces, claro que yo no iba al volante.
    En Argentina se conduce de manera similar, mas agresiva y menos ordenada, tambien puedo decir que las calles son mas grandes y hay mas espacio, por lo que la gente no esta obligada a ir unos detras de otros, en Bs As una avenida puede tener normalmente 6 u 8 carriles, a veces 12.
    Aqui en Barcelona y alrededores, todo es muy pequeño, los edificios son todos de 4 o 5 plantas, hay mucha gente en muy poco espacio, en Argentina las casas son bajas.
    En la ciudad de Bs As, se puede aparcar en casi cualquier lado, salvo en zonas muy sobrepobladas, que son las menos, se puede aparcar un coche, una furgo, una autocaravana, una caravana, un camion, he visto gente que deja lanchas sobre el trailer atadas con una cadena a un poste.
    Tambien se paga una fianza por las botellas de cervezas y bebidas colas, se lo paga no por obligacion, sino por que es mas barato, tambien puedes comprar una cerveza con botellas que va a la basura, pero es mas caro.
    Algo que vi en España y lo que vi de Europa, es como que todo es mas de plastico, la comida viene envasada en un plastico dentro otro plastico y cada porcion de comida tiene un pequeño envoltorio plastico y todo esto tiene una faja de carton donde viene impresa el nombre de la marca, veo mucha material que va a la basura, una persona en promedio tira mucho desperdicio plastico y latas, creo que Europa se produce muchas mas basura por persona que Argentina.
    Es clara la diferencia economica entre las personas de uno y de otro lugar, sera por eso talvez la diferencia que veo, aqui esta todo inventado, quieres salir a correr, pues te compras la ropa para correr, que si no la piernas no funcionan con un chandal normal o una camiseta comun.
    pagas y pagas impuestos y homologaciones por todos lados y muy caras
    Bueno podria estar todo el dia contando, asi que corto aqui ya que este blog es de Alemania y no de España pero como decias de poner de cualquier pais.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por eso. Te agradezco la participación y que cuentes tu experiencia. Como dije allá por los inicios del blog, aquí tienen cabida historias de emigración en general, no solo las que ocurran en Alemania. El contenido está inevitablemente centrado en Alemania, porque es donde yo me encuentro, pero me parece muy interesante ver cómo son las cosas en otros lugares. Y por supuesto también la perspectiva opuesta, es decir, la de los inmigrantes en España. No me cabe duda de que el salto tiene que ser muy grande, a pesar de contar con la (enorme) ventaja de hablar el mismo idioma.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Felicidades por tu blog y por cómo cuentas las cosas. A mí en mi caso me ha dado mucho ánimo saber que por lo menos no soy el único al que se le queda cara de circunstancias al descubrir todo este compendio de diferencias cotidianas. Solo añadir la dificultad triple que tiene hasta la más sencilla gestión debido al idioma. Te sientes frustrado e inútil. Yo aquí estoy, defendiéndome con sólo dos meses aprendidos (antes no sabia ni una palabra) en una escuela de idiomas alemana. Ánimo! Salga bien o mal esto, la experiencia no nos la quitará nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu mensaje Iván. Como bien dices, la frustración es la sensación más habitual en los primeros meses. No se puede explicar con palabras la impotencia que se puede llegar a sentir.

      Pero también tienes razón en que, esta experiencia, tiene un valor incalculable.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  11. Muchas gracias por tu blog. Es muy interesante, muy didáctico y muy útil para los que intentamos sobrevivir al país. De hecho, acabo de descubrir lo de la pegatina ecológica. Sabes dónde se compran, y cómo puedo saber qué color me aplica? Te lo agradecería mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti.

      La pegatina se puede comprar en oficinas de Tráfico, talleres como TÜV, DEKRA, etc., entre otros lugares. En el propio lugar de venta te indicarán el color que te corresponde según las características del vehículo, en base a la documentación del mismo.

      Saludos

      P

      Eliminar
    2. HOLA yo comprado un coche en karlshue almanya quiero cambiar matriculña alguna persona me puede informar como i donde puedo cambiar en mejor precio muchas gracias

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.